¿Tiene sentido una cartera 60/40 en 2020?

¿Tiene sentido una cartera 60/40 en 2020?

Leíamos esta semana en Financial Times un artículo en el que se cuestionaba la efectividad del clásico modelo de cartera diversificada en un 60% de bonos y un 40% de acciones. El argumento principal del artículo es que a lo largo de este año se han incrementado notablemente las correlaciones entre ambos activos, al cotizar en valoraciones históricamente elevadas. Por ejemplo, indican que el PER medio del S&P 500 se sitúa actualmente en 21,7 veces, frente a la media de 15,4 veces de los últimos 20 años, y destacan que los precios de las tecnológicas destacan especialmente entre las valoraciones que más han corrido. Según la cabecera, este cambio de equilibrio estaría forzando a los inversores a buscar rendimientos y fuentes distintas de riesgo en otros activos, particularmente entre los alternativos.

Sin embargo, a nosotros esta estructura nos funciona. Así lo demuestra nuestro B&H Flexible, que a día de hoy muestra una distribución prácticamente idéntica al modelo clásico: un 56% de bonos, un 41% de acciones y un 3% de liquidez. Tenemos cierto margen para mover esta cartera, de modo que históricamente la exposición máxima a renta variable ha podido suponer un 50% de las asignaciones. La exposición va variando en función de las oportunidades que vayamos encontrando en los mercados.

Basándonos en la amplia experiencia de nuestro equipo gestor, podemos afirmar que la clave de esta cartera consiste en una selección comprensiva y cuidada de las acciones y los bonos que consideramos idóneos desde un punto de vista de rentabilidad y control de riesgo para poner a trabajar el dinero de nuestros clientes. En general, nuestra preferencia es por negocios de calidad, que sea fácil entender a qué se dedican y que hayan sido injustamente valorados por los mercados. Nos fijamos además en que estas empresas presenten un nivel de endeudamiento reducido, y que sean capaces de hacer crecer su BPA de forma consistente en el largo plazo.

Por tanto, nuestro enfoque en renta variable se centra en la búsqueda de valor y crecimiento a un precio razonable. Siempre ponemos el ejemplo precisamente de los grandes valores tecnológicos americanos: aunque estén cotizando a PERES alto, la clave de estas compañías es discernir la visibilidad de su crecimiento en un horizonte de al menos dos a tres años vista, si son compañías solventes, con generación de flujos de caja y capaces de adaptarse a las nuevas condiciones provocadas por la disrupción que ha supuesto la pandemia para todos. Una vez identificadas esas compañías, podemos añadir nuestras mejores ideas a la cartera para hacer a nuestros clientes partícipes de su crecimiento futuro.

En el lado de la renta fija, nuestros gestores identifican a aquellos bonos que presenten un equilibrio óptimo entre rentabilidad y riesgo, y seleccionan aquellos que presenten una correlación adecuada con la cartera de acciones. Gestionamos de manera activa los riesgos de crédito y tipos de interés, y también tenemos margen para tomar posiciones de valor relativo sobre diferenciales de crédito y curvas de tipos de interés. El euro es nuestra divisa de referencia, aunque también tenemos margen para invertir en otras divisas, pudiendo cubrir o no el riesgo de tipo de cambio en función de la visión de nuestros gestores.

No vamos a esconder que el B&H Flexible que está en negativo en lo que va de 2020, con un -7,12%. Dicho esto, hemos conseguido batir en nada menos que 43 puntos porcentuales a nuestro benchmark, que en el mismo periodo se deja un 50,62%. Además, cabe recordar que este es un fondo pensado para tener en cartera con un horizonte temporal de al menos tres años vista, por lo que los inversores deberían prestar menos atención al corto plazo y ceñirse a sus objetivos en el largo plazo para al menos poder dormir un poco más tranquilos.

Además, nos preocupa tanto cuidar del patrimonio que se ha dejado en nuestras manos que también hemos querido reflejarlo en unas comisiones bajas, pues repercuten sobre la rentabilidad de la estrategia.

La gama de fondos de Buy & Hold se compone de una estrategia de acciones, una estrategia de bonos y una estrategia flexible, con sus respectivas réplicas en Luxemburgo. Puede acceder a más información sobre nuestros fondos en el apartado correspondiente de nuestra web. También puede ponerse en contacto con nosotros a través de nuestro teléfono de atención al cliente 900 550 440 y le atenderemos gustosamente.