¿Cómo serán la gestión de fondos en 2030?

¿Cómo serán la gestión de fondos en 2030?

Este año ha sido el quinto en el que se celebra en España el día de la Educación Financiera a instancias de la CNMV y el Banco de España, este año bajo el lema “Finanzas responsables, finanzas para todos”. De hecho, toda esta semana es la Semana de la Educación Financiera, y esto nos ha permitido ver la presentación de diversas acciones y programas para fomentar los conocimientos financieros entre la población española a lo largo de los últimos días. En Buy & Hold no queríamos quedarnos atrás, y por eso nuestro presidente, Julián Pascual, participó junto con otras entidades financieras en el webinar El Futuro de la Gestión de Activos, en la que analizó la actualidad macro, los efectos disruptivos del coronavirus sobre mercados y economía y expuso cuál cree que será la deriva que tomará la industria de fondos en la próxima década (consulte aquí el contenido íntegro del webinar)

En primer lugar, Julián recordó que es tanta la anomalía provocada por el coronavirus, que es necesario remontarse al menos un siglo en el tiempo para analizar un impacto que pudiera ser comparable con el parón económico producido por la pandemia, concretamente con el caso de la mal conocida como “Gripe Española”. Para el experto, “La Covid ha supuesto una fortísima disrupción tecnológica, pero en realidad lo que ha hecho ha sido acelerar procesos que ya estaban en el pasado”, como la transición hacia una economía más digital, en el que las compañías del sector tecnología juegan un papel esencial.

Efectivamente, el periodo de confinamiento y posterior desescalada ha golpeado brutalmente economías de todo el mundo, incluyendo a la española, que figura como la más dañada de Europa, y este impacto también se reflejó en las bolsas, con un mercado bajista en marzo y múltiples repuntes de volatilidad desde entonces. Pero hay un hecho que destaca Pascual sobre los demás: “Los índices bursátiles hoy ya están prácticamente al mismo nivel que al inicio de año, pero si se mira con más detenimiento podemos ver que hay compañías tecnológicas que llevan una subida de más del 20% en el año, mientras que empresas de otros sectores más tradicionales, como las telecos, caen un 20, un 30, un 40% en el año, de ahí que al agregar resultados salga un resultado próximo a cero”.

En esencia, lo que describe Julián es terreno abonado para la gestión activa: entran en juego el análisis financiero de los valores y la disciplina del gestor para seguir con su proceso de inversión incluso en periodos de fuerte estrés, pues así es capaz de poder determinar qué compañías tienen suficiente visibilidad de negocio y colchón financiero para aguantar el golpe y, por tanto, aprovechar las caídas de precios para comprar negocios de calidad y con proyección de crecimiento y mantenerlos en cartera durante un largo periodo de tiempo para beneficiarse de su crecimiento.

Esto también es aplicable para la renta fija, que ha sufrido una fuerte sacudida que ha provocado durante meses una iliquidez muy fuerte en el mercado y un repunte de volatilidad hasta niveles anormales en el mercado de la renta fija: seleccionar títulos de calidad, con rendimientos ajustados al riesgo y liquidez es clave para salvaguardar el patrimonio de los inversores, y una buena selección demuestra su capacidad de resistencia en periodos de pánico como el visto en los últimos meses. “Es verdad que hay pocos gestores activos que son capaces de batir al mercado de manera consistente. Pero los que lo hacen, lo hacen muy bien, de manera que en un periodo a diez años pueden multiplicar la rentabilidad del índice por hasta cuatro y cinco veces gracias a la magia del interés compuesto”, resume Julián.

¿Y cómo vemos desde Buy & Hold el futuro de la gestión? Julián lo tiene claro: “Hoy en el mercado hay dos formas de competir: o con un producto de calidad, es decir, que bate constantemente al índice y/o a los competidores, o con un buen servicio a cliente. En este entorno, los gestores con éxito serán los que consigan adaptarse a los nuevos entornos tecnológicos”. Para Pascual, la disrupción impulsada por el covid va a tener un efecto de selección natural entre los gestores activos, y un claro ganador, el cliente final, que se beneficiará de aquellos que sean capaces de generar más rentabilidades ajustadas al riesgo: “Muchos de los gestores históricos que no han estado haciéndolo bien en los últimos tiempos van a sucumbir por no saber adaptarse a estos cambios tecnológicos, eso explica en parte el tirón de la gestión pasiva. No obstante, pienso que sí habrá siempre un hueco para los gestores que son activos y con capacidad para batir al índice de forma consistente y apabullante”.

Buy & Hold con la educación financiera

En Buy & Hold somos firmes defensores de la educación financiera como una herramienta fundamental para fomentar la libertad financiera y la seguridad económica de la población, para ayudar a las personas a tomar decisiones que son trascendentales para poder llevar a cabo los proyectos que persiguen en el largo plazo, para asegurarse un complemento a la pensión pública que les permita vivir una jubilación con calidad de vida.

Este blog que está leyendo es un buen ejemplo de nuestro compromiso: desde que lo lanzamos en 2017, lo hemos ido actualizando regularmente con toda suerte de contenidos pedagógicos, desde análisis de compañías, comentarios sobre la actualidad de los mercados, reflexiones sobre el rumbo del sistema público de pensiones de nuestro país hasta incluso recomendaciones de ocio de nuestros socios y gestores, Julián Pascual, Rafael Valera y Antonio Aspas.

Ellos también han dedicado y dedican parte de su tiempo en mantener contactos con instituciones académicas y medios de comunicación para seguir educando sobre los principios de la gestión y diversificación de carteras, ha explicar los componentes que son esenciales para valorar una compañía adecuadamente, a dar a conocer nuestras tesis de inversión – como nuestra apuesta en valores tecnológicos- y, por supuesto, a proteger el patrimonio de nuestros partícipes y acompañarlos en la consecución de sus objetivos financieros durante todo su horizonte de inversión.