Análisis de Compañía Card Factory

card-factory-analasis00

Análisis de Compañía Card Factory

Card Factory es la cadena líder en tiendas de tarjetas de felicitación y de artículos de regalo en el Reino Unido, donde cuenta con una cuota de mercado por volumen de cerca del 30%, siendo líderes con diferencia. 

La integración vertical les permite diferenciarse de la competencia a través de la reducción de costes externos, añadiendo así valor en términos de precio y calidad. Esta es una empresa que conocemos bien, no sólo como inversores, sino también como clientes.

Abrieron su primera tienda en 1997 y, tras haber crecido de manera orgánica todos los años, a día de hoy el número de tiendas ha superado las 800. También venden por Internet y son propietarios de la empresa de regalos personalizados Gettingpersonal.

Su presencia online es muy buena y se puede ver como sus precios son mejores que los de la competencia, pero también nos gusta que la mayoría de las tarjetas de felicitación se compran en las tiendas, ya que son muy baratas y el elevado coste de envío hace que normalmente no sea rentable pedirlas por internet. Además, nuestra impresión al haber vivido allí, tras ver varias encuestas y la demanda actual es que la mayoría de ingleses no se plantea sustituir tarjetas de felicitaciones físicas por felicitaciones digitales.

Desde la empresa, nos explicaron detalladamente que el beneficio que obtienen por parte de los artículos de regalo es incluso superior al de las tarjetas y que ambos negocios se complementan muy bien.

Una de sus características atractivas es la baja necesidad de capital para expandirse. En el año 2016 sus beneficios fueron de 65 millones de libras, pero la inversión necesaria para abrir una nueva tienda es de 60.000-100.000 libras, recuperan la inversión en menos de un año. Es decir que si Card Factory se planteara aumentar el número de tiendas en más de un 10% desde 800 actualmente a 900, solo debería invertir como máximo 10 millones de libras. Si a esto le sumamos un buen equipo directivo que ha demostrado cuidar los intereses de los accionistas y un precio muy atractivo, nos encontramos con una idea de inversión de las que hacen que nos brillen los ojos.

Con respecto a los efectos del Brexit, nos comentaron que a muy corto plazo no van a subir precios para compensar el pequeño incremento de costes por la depreciación de la libra (parte de sus compras son en dólares). Puesto que son la empresa más fuerte de la industria y los márgenes de sus competidores son inferiores, prefieren que sean sus competidores los primeros que se vean obligados a subir precios, como han hecho históricamente, y ellos sí que serán capaces de compensar este efecto a medio plazo, incrementando sus márgenes.

Además, pensamos que pueden expandirse hacia otros países de habla inglesa, por ejemplo Estados Unidos, donde las tarjetas de felicitación son mucho más caras, el mercado es mucho menos eficiente y está dominado por American Greetings y por Hallmark. American Greetings tiene un modelo de negocio diferente al de Card Factory, se han especializado en la venta de tarjetas de felicitación al por mayor y venden principalmente a otras tiendas y supermercados. Necesitan realizar importantes inversiones para poner al día su tecnología. Por otra parte Hallmark sí que se ha centrado en la venta al por menor, pero venden tarjetas premium. Últimamente han entrado en el mercado nuevas empresas que venden por Internet, pero los precios de Card Factory siguen siendo mucho más competitivos.

El equipo directivo está de acuerdo en que la oportunidad de expandirse fuera del Reino Unido es muy buena, pero lo ven como un proyecto a medio plazo. Al precio actual, y considerando las nuevas aperturas de tiendas en el mercado doméstico, siendo conservadores con los márgenes y sin tener en cuenta la posibilidad de expandirse a Estados Unidos, pensamos que el precio futuro de la acción más el reparto de dividendos debería darnos una rentabilidad anual de doble dígito. Al precio actual de 2,4 libras, la rentabilidad por dividendo es del 8%.