A vueltas con la fusión de CaixaBank y Bankia

A vueltas con la fusión de CaixaBank y Bankia

En las dos últimas semanas hemos asistido al nacimiento exprés de la que ya es la entidad financiera más grande de España, fruto de la fusión de Caixabank y Bankia. Y además se ha conseguido prácticamente en remoto; es lo que dictan los tiempos del Covid, pero igualmente se puede considerar todo un éxito dada la envergadura de la operación.

Algunos de los datos que hemos podido conocer hasta ahora sobre la operación:

  • La nueva entidad resultante mantendrá el nombre de CaixaBank. Esto supone la desaparición de la marca Bankia solo nueve años después del nacimiento del banco y de su debut en bolsa.
  • El volumen de activos de la entidad resultante superará los 650.000 millones de euros, tendrá una red comercial con más de 6.700 y contará con más de 20 millones de clientes en territorio español.
  • A falta de que trascienda la ecuación de canje – aún desconocida en el momento de escribir estas líneas- los medios de comunicación han transmitido que La Fundación La Caixa controlará el 30% del capital del nuevo banco. También se ha podido saber que el Estado podrá recibir el pago de una prima sobre la cotización de Bankia que será algo superior al 20%, respecto al precio medio al que cotizaban sus acciones antes de que el pasado 3 de septiembre trascendiera la operación.
  • El mercado ha recibido la operación con tanto entusiasmo que, desde la fecha de comunicación de la operación a la CNMV, la capitalización bursátil de ambos bancos se ha incrementado en un 18,53%, unos 2.600 millones de euros.
  • En cuanto a la nueva organización del consejo de administración, si ahora el consejo de CaixaBank tiene 16 representantes y el de Bankia, otros 13, el nuevo consejo estará compuesto por 15 miembros en total.

Antes de dar nuestro punto de vista sobre la operación, queremos dejar claro que en Buy & Hold no tenemos posiciones en ninguno de los dos bancos, ni de hecho en ningún otro banco español. El bancario es un sector en el que sí hemos caído en el pasado, pensando que había oportunidades, pero ya hace tiempo que no tenemos ninguna posición. Las dos únicas compañías españolas que vemos interesantes, aunque no lo suficiente como para lanzarnos a invertir de acuerdo con nuestro modelo de valoración, son Bankinter y Catalana Occidente.

Preferimos no estar en la parte tradicional de bancos, pero sí en medios de pago como Visa, Mastercard o incluso PayPal, porque consideramos que son sectores que están mucho mejor preparados para sobrevivir en el mundo post covid y para hacer frente a la disrupción tecnológica a la que está expuesta la banca más tradicional. Otras dos compañías en las que también tenemos posiciones por estos y otros motivos son Moody’s y Standard and Poor’s.

Bajo nuestro punto de vista, la banca es un negocio que ya antes del Covid se encontraba bajo presión. Hay muchos nuevos jugadores que van comiéndose los ingresos tradicionales de la banca en áreas como banca privada e inversión, transferencias internacionales, crédito al consumo, seguros…etc. Ante esta continua presión en ventas, la forma de compensarlo es reduciendo costes y simplificando la estructura, y es por este motivo que los bancos tienen un claro incentivo en fusionarse y aprovechar para posteriormente reducir costes. De hecho, el BCE, a través de su vicepresidente Luis De Guindos, ha estado repitiendo machaconamente la necesidad de fusionarse de la banca.

Este tipo de fusión en el argot financiero se la denomina «fusión defensiva». Ahora el siguiente paso, o al menos el que creemos que va a ser el más evidente, es que aparezcan nuevas operaciones de fusión entre bancos de segunda fila, como Unicaja, Liberbank o Sabadell.

Como resultado de la crisis sanitaria provocada por el Covid, lo más probable es que empecemos a ver operaciones de este tipo en otros sectores también muy afectados, como pueden ser aerolíneas, compañías hoteleras o de cruceros. ¿Tenemos previsto participar en esas operaciones? La respuesta es que el tiempo, y nuestro proceso de análisis fundamental, dirá si aparecen oportunidades en las que poder invertir en el largo plazo en nombre de nuestros clientes.