El reto de reducir la mortalidad infantil en Burkina Faso

El reto de reducir la mortalidad infantil en Burkina Faso

La mortalidad infantil en Burkina Faso es muy elevada. Ocupa el séptimo puesto en el ranking de países con mayor tasa mundial. De cada 1.000 nacimientos, 72 fallecen por falta medios médicos, según las cifras de Index Mundi.

Y es que las carencias sanitarias son más que notables en este país africano. De hecho, es uno de los grandes problemas a los que se enfrentan los dirigentes. Y más aún en Rimkieta, uno de los barrios más pobres de la capital.

Precisamente la ONG Amigos de Rimkieta, de la que somos empresa patrono, dedica buena parte de su tiempo a identificar los principales problemas del barrio, como son la desnutrición, la precariedad de recursos médicos y la falta de prevención de enfermedades. Sólo de esta manera se pueden diseñar soluciones para luchar contra la Malaria, la fiebre amarilla o la tifoideas, que son las lacras que más afectan a los recién nacidos.

Hasta la fecha, Amigos de Rimkieta ha puesto en marcha tres proyectos sanitarios para conseguir aumentar la esperanza de vida de la población.

El primero comenzó en 2007. Consistió en la construcción, puesta en marcha y funcionamiento de un Centro de Salud de atención primaria, y dispensario, en la parroquia de San Agustín de Bissighin. A día de hoy, este centro recibe entre 15 y 20 visitas diarias. Está atendido directamente por la parroquia y es independiente. Lo único que hace la FAR es apoyar en la gestión y controlar sus resultados.

El segundo proyecto comenzó dos años después con el objetivo de disminuir la malaria, que afecta a más de 300 millones de personas cada año y causa en África dos millones de muertes anuales. Se realizó una campaña de concienciación en el barrio de Rimkieta acerca de la necesidad y los beneficios del uso de las mosquiteras para prevenir la malaria. Con ello, se pusieron mosquiteras en venta a un precio social. Esta campaña terminó en 2015, cuando el gobierno de Burkina, de la mano de la OMS, regaló mosquiteras a la población para prevenir el problema.

Amigos de Rimkieta también ha ampliado el equipamiento sanitario del barrio, con la compra de tres motoambulancias para facilitar el traslado de enfermos.

Pero aquí no acaba la labor. Se necesita más financiación para seguir mejorando las instalaciones. Por ello en Buy & Hold hacemos un llamamiento a todos aquellos que queráis colaborar con nosotros en este viaje.

 

Con una simple bicicleta

Dicen que la tentación hace al ladrón. Pues en este caso, la tentación se convierte en ingenio y el ladrón en trabajador. Rimkieta es un barrio en el que la gente sale adelante con lo que tiene. No se quejan. Luchan por salir adelante con los medios a su alcance.

En ocasiones, tienen que recorrer largas distancias con grandes cantidades de material para sobrevivir. Y el vehículo que utilizan para ello, no tiene suficiente espacio para transportar todo lo que necesitan. En ocasiones, el ingenio de los habitantes de Rimkieta se dispara. Son capaces de llevar un buey de más de 100 kilos en una motocicleta o llevar casi un centenar de cajas de huevos sobre un ciclomotor, que ya suficiente tiene con transportar al hombre que lleva encima.

El transporte es uno de los temas pendientes del barrio. Ya no solo los transportistas, sino la gente de a pie tiene que recorrer largas distancias para salir adelante.

Amigos de Rimkieta hizo una campaña para ofrecer un medio de transporte sencillo, rápido y asequible: las bicicletas. Las consiguieron y las pusieron a disposición de la población.

De esto hace ya cinco años, tras este tiempo la demanda continúa siendo muy alta. La lista de espera no baja de las cien solicitudes y las mujeres aguardan bajo un sol intenso mañanero a que se abra el sitio donde se reparten para poder ganarse el pan de ese día.

Amigos de Rimkieta ha conseguido unas 2.000 bicicletas ‘Frande au revoir’, bicicletas de calidad de segunda mano hechas con materiales resistentes y traídas de Europa. No son utilizadas por niños a modo de hobbie o diversión, sino que es una necesidad que ayuda a aliviar el día a día con la pesada carga familiar a la que tienen que hacer frente muchas mujeres.

Aún nos queda mucho que hacer en este ámbito. Tanto las infraestructuras como los medios de transporte son precarios. En ocasiones, el transporte de mercancía roza lo peligroso para el conductor y para los que se cruzan con ellos. Por eso, en Buy & Hold donamos un porcentaje de nuestros ingresos a este tipo de proyectos que ayuda a que muchas familias salgan adelante con una simple bicicleta.