La importancia de la Diversificación en las Inversiones

Diversificación de las Inversiones

La importancia de la Diversificación en las Inversiones

Lo que nos enseña la teoría clásica de carteras es que la diversificación de las inversiones es la mejor forma de preservar el patrimonio y optimizar el rendimiento económico/fiscal.

Cobra una gran relevancia, no sólo el tipo de vehículos en los que invertimos (fondos de inversión, inmuebles, acciones, etc.) y la diversificación por países y sectores: diversificamos el riesgo disponiendo en nuestras inversiones de sectores variados puesto que no todos se comportan de igual forma ante los movimientos del mercado. De igual modo, que elegir inversiones en diversos países hace que podamos beneficiarnos de los buenos momentos de cada mercado, según el ciclo económico que vivamos, eso sí hay que elegir siempre muy cuidadosamente las compañías en las que invertimos.

 

 

Si no también, el modo en que se diversifiquen las inversiones dependerá mucho de la tipología del inversor, su perfil de riesgo y el objetivo temporal de las inversiones (el periodo de tiempo que se desee permanecer invertido).

En el caso de un inversor institucional a largo plazo, como puede ser un fondo de pensiones o un fondo soberano, la diversificación de su cartera (assetts allocation) puede componerse, en un 80%, de activos tradicionales (renta fija y renta variable) y un 20% en inmuebles y los llamados “activos alternativos” (private equity, fondos de energías renovables, fondos de deuda e infraestructuras, etc.). Dentro de los activos tradicionales, suele darse una mayor concentración en renta fija, de acuerdo con la ecuación riesgo-rentabilidad, y por ser éste un activo menos volátil que la bolsa.

En el caso de un inversor particular, que busque optimizar su patrimonio en el largo plazo, la bolsa ha sido, históricamente, el activo más rentable. De igual modo, si el margen temporal que el inversor particular contempla para sus inversiones es menor, los fondos de inversión mixtos o flexibles, con parte de renta fija, permiten al inversor reducir la volatilidad, y obtener un retorno que bata a la inflación. Por último, para plazos de tiempo aún más cortos (12/18 meses), la renta fija pura, en ausencia de depósitos bancarios, que ofrezcan una rentabilidad aceptable, suele ser una buena alternativa. Así nos lo dice la historia financiera de los últimos 100 años.

Ahora bien, tanto en renta variable como en renta fija, la elección del gestor es capital. Según un estudio del profesor del IESE Pablo Fernández, menos del 10% de los gestores de renta variable española han conseguido batir al índice de referencia en los últimos 40 años.

¿Por qué estos gestores consiguen batir al índice y los demás no lo logran? La experiencia nos dice que la clave se encuentra en el “stock picking”, o selección de las compañías. Frente a compañías excesivamente baratas, que pueden ocultar trampas de valor, en Buy & Hold preferimos apostar por compañías de calidad a precios razonables y que sean líderes en sus respectivos sectores. Para ello, nuestros fondos de inversión en renta fija, mixta y variable invierten en porfolios de 40 a 60 compañías, cada uno de ellos. El objetivo es diversificar el riesgo y batir el crecimiento del índice de referencia.

Dependiendo del perfil temporal que maneje el inversor, es aconsejable optar por renta fija (12/18 meses), renta flexible o mixta (3 años) y renta variable (6 años), o una combinación de estas tres estrategias, que es válida para optimizar, económica y fiscalmente, su patrimonio o patrimonios de hasta 20 millones de euros. De esta forma, conseguimos rendimientos de hasta doble dígito en plazos temporales que pueden ir de 15 a 25 años.

En este sentido, el papel que juegan las aportaciones periódicas, en diferentes niveles del ciclo del mercado, desempeñan un papel esencial a la hora de lograr nuestros objetivos de rentabilidad. Luego, el dinero paciente y la magia del interés compuesto harán el resto y nos permitirán cosechar pingües beneficios en el largo plazo.

No obstante, la ponderación del componente de renta variable sobre el componente de renta fija en las carteras dependerá de la capacidad del inversor para resistir los embates del mercado; que, como estamos viendo en la actualidad, ponen a prueba la capacidad de resistencia al miedo de los inversores.

No lo dude, en Buy & Hold estamos a su disposición para resolver cuantas dudas tenga sobre su patrimonio. Llámenos al teléfono 900550440 o mándenos un correo a info@buyandhold.es.

Estaremos encantados de atenderle.

Buy & Hold, SGIIC, S.A.

 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión propiamente dicha. Buy & Hold SGIIC, S.A. declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por www.buyandhold.com